Estos científicos portugueses desarrollarán cerebros milimétricos

0
58

El Centro de Neurociencias y Biología Celular (CNC) de la Universidad de Coímbra, en Portugal, comenzará a trabajar en un proyecto en el que se crearán cerebros tridimensionales humanos.

Este proyecto ha sido creado con la finalidad de tratar el autismo mediante el desarrollo de nuevos medicamentos. Con un financiamiento de 150.000 euros provenientes de la beca Marie-Cure, la joven investigadora lusa Catarina Seabra trabajará en el proyecto con su equipo de científicos durante dos años.

Partiendo de las células dentarias de cada paciente, se crearán cerebros de 4 milímetros. Las células serán cultivadas en el laboratorio y luego se transformarán en neuronas. Estas células cerebrales crecerán y después de un mes formarán una estructura similar al del cerebro del paciente.

Los investigadores piensan que entre el cuarto y el octavo mes el cerebro ya tendrá actividad. Estiman un tiempo de uso de aproximadamente dos años, momento a partir del cual comenzará a morir, al no contar con vasos sanguíneos.

Los cerebros milimétricos permitirán explorar de una forma profunda las características del cerebro del paciente, especialmente en cuanto a los cambios morfológicos y a la comunicación entre las neuronas.

Los científicos realizarán comparaciones del funcionamiento de estos mini cerebros con los de personas saludables, para aplicar fármacos que reviertan las anomalías detectadas. Al tratar con muestras de pacientes específicos, los fármacos se desarrollarán según las necesidades de cada paciente.

Por otra parte, esta nueva metodología evitará la realización de pruebas con ratones. Se ha demostrado que los fármacos probados en estos animales pueden fallar cuando se aplican en los humanos.

El proyecto se encuentra en su fase inicial y ya han seleccionado 150 pacientes del  Hospital Pediátrico de Coímbra. Esta investigación se desarrolla dentro del ámbito del proyecto ProTeAN, liderado por el doctor Joao Peça, que también pertenece al CNC. Además, colabora en este proyecto el Instituto para la Investigación del Cerebro, que pertenece al Massachusetts Institute of Technology.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here